jueves, 1 de marzo de 2012

Fuega de amor


Fundámonos, mi amor.
Casquemos esta coraza y derramémonos juntos por las tierras infinitas que ya conocemos y que aún hemos de conocer. 
Desprendámonos de las grandes glorias, 
agrietemos esta fachada inservible que nos reprime en vidas envidiadas, pero infelices.
 Rompamos a martillazos las ataduras de los que nos quieren que, sin quererlo, nos han puesto vendas en los ojos y dirigen con sus riendas nuestra vida a su antojo.
 Es tan potente la mezcla explosiva que origina tu energía y la mía 
que no habrá tormenta que haga zozobrar nuestra nave. 
¿Quieres el timón? Lo tienes, pero solo a ratos. 
Ya sabes que lo de compartir siempre fue nuestra mejor carta.
Es esta armistad que tenemos la que nos hace invencibles.
Pero venga, escapémonos ya, amor mío
huyamos de esta espiral sin salida
refugiémonos tranquilos en aquella playa donde vamos, a veces, a contemplar cómo mueren en la orilla las penas y los miedos que nos atormentan tanto. 
Y ahora, abrázame
protégeme
susúrrame al oído que ya queda menos
que pronto rozaremos la dicha de lo que seremos
y ya no habrá oscuridad ni nublados, ni latidos insufribles
Sólo calma, mi amor
Amor y calma 

No hay comentarios:

Publicar un comentario