viernes, 24 de mayo de 2013

Regalos de Comunión

Sacó el joyero del fondo del cajón. Un cofre pequeño, de color morado, con una bailarina torcida que hacía esfuerzos por girar al ritmo de la música, ya desafinada. No le prestó demasiada atención. Buscaba con ansias la cajita plateada, aquél olvidado regalo que recibiera el día de la Comunión. Por fin, la encontró. En su interior, permanecía guardada, como entonces, la pulsera dorada. Los algodones que la habían arropado se encontraban apelotonados, pero seguía estando igual de brillante. La cogió entre sus manos  y observó la piedra que tenía justo en el medio, plagada de pequeñas incrustaciones verdes. Hizo el gesto de probársela. Aún le servía a su muñeca delgada. Por un momento, recordó su asombro al verla aquél lejano 24 de Mayo, en el que se abría paso entre los regalos, luchando con el tul de su vestido y el charol de los zapatos. Su hermana mayor se la había colocado y ella había comenzado a dar vueltas alrededor de sí misma, mientras sus primas la miraban repletas de tarta de merengue y de envidia. Sin duda, era el mejor regalo de todos. A los pocos minutos, se la había quitado por miedo a perderla. Fue ahí cuando el sol había truncado su alegría. Los rayos reflejaron la inscripción grabada en el interior del brazalete: "Para Ana Lucía, 5.06.77". Debía ser un error, pensó instantáneamente, mientras buscaba la mirada de su madrina para confirmar la equivocación. Pero la madrina rechazó su gesto de devolvérsela. "Me la encontré por ahí y es muy bonita. Ahora es tuya", le había dicho al oído, procurando que nadie más fuera partícipe de la confidencia. Ella había asentido aguantando la tristeza en la comisura de sus labios y había guardado la pulsera en la cajita plateada. Nunca más la había vuelto a abrir. Ahora, sería la  primera joya que vendería para poder pagar las facturas en aquél odioso establecimiento de "COMPRO ORO" que atiborraba su buzón de folletos. Quizás ahora, aquella pulsera "prestada" pudiera recuperar su condición de "mejor regalo". Quizá, tendría que buscar a Ana Lucía y darle las gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario