lunes, 30 de diciembre de 2013

Creados para disfrutar del 2014

Una cabeza repleta de ideas positivas
Unos ojos para ver mundo
Unas orejas para escuchar y disfrutar de buena música
Una boca para comerse la vida a mordiscos
Un corazón para nunca dejar de amar
Unas manos para que no se nos escape lo que más queremos
Un chumi o una churra para gozar del sexoamor
Unas caderas para no parar de bailar
Unos pies para correr hacia nuestros objetivos
... 
¿Cómo continuarías esta lista?

jueves, 26 de diciembre de 2013

El retorno

Los retornos saben a cerveza
Esa cerveza de media tarde, que encierra la tibieza del sol y el frescor de las nuevas oportunidades
Los retornos hay que bebérselos con premura, antes de que se diluya la espuma de los primeros tiempos, aquellos que nos impulsan a retomar, a emprender, a olvidar y, sobre todo, a comenzar de nuevo. 
A veces, los primeros tragos del retorno son amargos, con un regusto a miedo anquilosado en las papilas gustativas, pero conforme el líquido avanza por el esófago, se absorben las inseguridades y se liman las excusas. 
Entonces, no queda más que apurar el vaso y disfrutar. 
Salud

Microrrelatos de invierno lagunero

"Cuando empujó la puerta, le tembló el dedo corazón de indecisión. 
Por un momento, bloqueó las piernas en la acera mojada y sintió el aire cargado que se escapaba del local, envuelto en unas notas musicales disparatadas, quizá demasiado locas para su aguante.
- ¿Entras? - le susurró una voz masculina a sus espaldas.
Sin darse la vuelta, ella reabrió la puerta con una patada para luego mirar fijamente a los ojos de su interlocutor y responder:
- Bailo. "


"Caminaba en círculos dentro de casa. Barría en espiral el ajetreo cotidiano, mientras calentaba al microondas la paciencia. Demasiados grados para una espera que no acababa. Él dijo que la llamaría, pero una vez más, se olvidaba".







"El actor se bajó del escenario en medio de la obra. 
 Los demás protagonistas en escena enmudecieron de asombro y el director comenzó a gritar enfurecido desde las bambalinas. Tras hacer una reverencia sobreactuada, él atravesó el pasillo decidido. El público estalló en aplausos. Ya nadie le desearía más mierda".





"La maestra no pudo aguantar la mirada desconsolada de Miguel, que repetía camiseta por tercer día consecutivo y aguardaba en su pupitre sin material que sacar de la mochila. Se le enredaron las trompas de falopio de impotencia y rabia al recordar su ecografía vacía y se diluyó en lágrimas en el pasillo por no poder ser ella la madre de ese o de cualquier otro alumno".





Tiempo

Tiempo. Hace falta tiempo.
Hay que rascar el tiempo del fondo de nuestros bolsillos
rebuscarlo en la esquina olvidada de las agendas
recuperarlo de entre las cosas del maletero
reencontrarlo en los pasillos del centro comercial, del hospital, del supermercado
soñarlo desde la oficina
visualizarlo en la pizarra
viajarlo de camino al trabajo
encontrarlo al fin sentado a nuestro lado
para perderlo de nuevo
sin planes ni organizaciones
simplemente dejándolo fluir a la deriva
y contemplarlo serenos al ir llenándolo de vida

+ Sirvan estas líneas como pretexto para retomar las ganas y como corchete de cierre a un más que largo paréntesis en el que este blog se ha quedado mudo, pero no dormido. Ha sido un período de barbecho y de descanso. Tiempo, al fin y al cabo, para permitir que todo germine de nuevo. Historias que han ido rellenando sin interrupciones mi tintero. Otra vez listo para derramarse de nuevo.