lunes, 5 de junio de 2017

Metamorfosis en el lago

Anoche soñé que estaba a orillas del lago.

Era el mismo lago de siempre, de un azul profundo y antiguo, rodeado por un bosque denso de árboles serenos.

Una lluvia fina caía con parsimonia sobre mi coronilla y bajo mis botas crujía el manto de hojarasca que tapizaba el sendero.


Había una belleza solitaria en el momento, íntima y perfecta. 

Una entrega sin preocupaciones.

Me recorría una necesidad urgente de seguir caminando.

Como si a cada paso estuviera más cerca de echar raíces en la espesura y de, yo misma, convertirme en árbol. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario