martes, 18 de julio de 2017

La melodía de Anastasia

Anoche, el universo le hizo un guiño.
Era la puesta de sol y los rayos de luz iluminaban a ratos su rostro, colándose por la piedra.
Estaba sentada en un banco de madera, pegado a la pared húmeda y bebía a sorbos lentos un vino afrutado que adormecía sus sentidos.
El cantante se encontraba a escasos metros, rodeado de turistas ávidos de momentos para el recuerdo. 
Con los primeros acordes, reconoció la canción de inmediato. La había cantado tantas veces años atrás, cuando su espíritu era libre y desenfadado y el tiempo se le enredaba en sueños idealistas que hablaban de viajes, de aventura y de valentía. Todo con uve de vida.
Fue capaz de rememorar esa sensación con tanta claridad y certeza que, mientras regresaba a su tiempo, ya agotado el vino y las últimas notas, su alma se endurecía vigorosa y recobraba el aliento inspirador de entonces, liberándose de las cadenas ficticias que ahora la ataban. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario